viernes, 16 de agosto de 2013





Puntualidad en el regreso a clases

Y que se nos acaban las vacaciones, este próximo lunes 18 de agosto 26 millones de estudiantes inician el ciclo escolar 2013-2014 en México.
De vuelta a la rutina, y me atrevo a decir que aunque no soy la persona más puntual del mundo, sí estoy consciente de la importancia de enseñar este valor a nuestros hijos. Estás de acuerdo que deben llegar a tiempo a clases, pero esa tarea a veces se vuelve imposible.
Que no sonó el despertador, los pleitos porque no se quiere levantar, que se tarda horas en bañar, que no le gusta el desayuno, que la leche se cayó y ya se manchó el uniforme, sin dejar pasar ese zapato que le encanta jugar a las escondidas y no aparece por ningún lado.
Es difícil la vida matutina, sobre todo los primeros días, la clave es organizarse y crear una rutina fácil para los niños.

Les comparto algunos tips que espero les ayude:

Responsabilizar a tus hijos:
La obligación de llegar a tiempo es de ellos, y tú estás para apoyarlos, no para llevarlos a fuerza. Ellos deben saber que es su deber cooperar para hacer todo mens complicado.
Por lo tanto, antes de entrar a la escuela, siéntate con ellos e invítalos a hacer un plan. ¿A qué hora tienes que llegar? ¿Y qué hay que hacer para lograrlo?.
Demuestra a tus hijos que tú consideras sumamente importante este asunto poniendo consecuencias. En la escuela la puntualidad tiene un valor en la calificación, en casa podemos quitarles una hora de televisión si no cumple con llegar a tiempo.

Empieza desde la noche anterior.
No esperes que tus hijos lleguen a tiempo si tu no te organizas y si no les enseñas a organizarse, para tener exito en las mañanas hay que prepararse con una rutina nocturna que puede incluir lo siguiente:

La ropa:
Cada uno de tus hijos debe tener toda su ropa o uniforme listo desde la noche anterior, todo en un solo lugar, incluidos los zapatos.

El lunch:
Antes de dormir, deben dejar su lonchera limpia. Los contenedores con tapa, ojo, hay que dejarlos en un solo lugar, con TODO Y TAPA. Esos cinco minutos buscando las tapas son muy valiosos.
Hay refrigerios que pueden prepararse desde la noche anterior o bien hacer un menú con ellos para que a la hora de hacer el lunch no salgan con que eso no me gusta o quería otra cosa.

La tarea:
Mamás en las mañanas no se vale la búsqueda en el internet de la información que tu hijo olvidó, no lo acostumbres a dejar las tareas a medias.
Por la mañana, no permitas que tus hijos empiecen NADA de lo que no hayan hecho. Si la tarea no se hizo, es demasiado tarde y tendrán que enfrentar las consecuencias en la escuela y no el perro no se come las tareas.
Por lo tanto, acostumbra a tus hijos a hacer toda su tarea el día anterior y guardarla en un lugar seguro dentro de su mochila para no pensar en eso por la mañana.

El desayuno.
Para evitar pleitos sobre lo que quieren o no quieren de desayunar, y asegurar que tú no te quedes viendo los platos fríos llenos de algo que tú preparaste y no se comió, hagan por adelantado un menú. El desyuno es el alimento más importante del día y no hay que dejarlo pasar y tampoco estar contra el reloj comiendo rápido.
Tampoco necesitan un desayuno gourmet diferente todos los días; ellos simplemente necesitan desayunar algo nutritivo para empezar su día escolar con energía.

La salida.
Pónganse de acuerdo sobre la hora de salir de la casa, y hagan un simulacro para medir cuánto tiempo necesitan para recoger el plato del desayuno, peinarse y lavarse los dientes.
Tomando en cuenta este tiempo, programen la salida para la misma hora todos los días. A la hora de salir todos deben estar fuera, ya en camino a la escuela si se van caminando o dentro del coche con los cinturones abrochados si se van en carro.

El reloj.
Pon un reloj de pared en un lugar visible cerca de la puerta, y enseña a tus hijos a fijarse en la hora. Puedes anticipar los pasos de la rutina matutina diciendo por ejemplo, “Son las 7:00. Ya deben estar vestidos y listos para desayunar. Son las 7:25. En cinco minutos saldremos.”

La actitud.
Una actitud tranquila y positiva será el fruto del orden en la mañana. Evita los momentos angustiados de estar buscando cosas a última hora que muchas veces ocasionan gritos, pleitos y llanto;  manda a tus hijos a la escuela contentos y listos para aprender.

"Regreso a clases: niños felices, papás gastados", @NoSoyEli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada